9 feb. 2015

San Valentín y el comercio por @miguelthepooh

San Valentín y el comercio


Miguel Pujante  (@miguelthepooh) es un Sherpa en social media y desarrollo en personal y en commercial branding. Es socio fundador y redactor en Desmarcateya
san valentin y el comercio


Nos conocíamos en las redes sociales,  y nos desvirtualizamos el  otoño pasado, que vino a Granada, a dirigir unos proyectos de marketing, que le habían encomendado.



Es un sherpa en toda la extensión de la palabra, un marketer "a pie de calle" en el sentido que elabora, ejecuta y dirige planes de marketing y de socialmedia para empresa, a parte de dirigir blogs. Es más marketer, más socialmedia que bloguer. Esa es mi impresión, impresión positiva, porque lleva a sus contenidos, su propia experiencia profesional.

Mi impresión, es que es un "fuguillas o culo inquieto", en el sentido de que va directo al grano.

Le pedí unas palabras para San Valentín, y Miguel accedió.

Esta es la colaboración de Miguel Pujante:

 San Valentín y el comercio


Hemos llegado al mes de febrero, aunque este 2015 parece que va a darnos un susto con las temperaturas parece que es la excusa perfecta para estar cerca de aquella persona que consigue que nos sintamos muy cómodos.

Me arrebujo junto a ella en ese sofá, tapados con una manta y con una copa de vino en la mano. Me pregunta si estoy cómodo si se apoya en mi pecho, sonrío, la beso en los labios, sin decir nada pero lo sentimos todo.

Hoy no hemos puesto la televisión, por contra compartimos un libro. Intento leer muy deprisa, ya que el tiempo que me sobre, quiero observarla como lee y así disfrutar viendo ese rostro que me encanta.

Una canción suave inunda nuestro mundo, un espacio hecho para nosotros y para disfrutarnos. La aprieto contra mi pecho y dejo que sienta que mi respiración se agita.

Hasta aquí todo lo que podría parecer una historia tal como nos gustaría vivirla, no solo un catorce de febrero, si no todos los días.

Es obligación de comercios y comunicadores que esta sensación llegue a inundar los hogares de nuestros potenciales clientes y conseguir con nuestros productos que las atmósferas se vean recompensadas por las aquellas sensaciones agradables.

En las divisiones de marketing o promoción de comercios le llamamos neuromarketing


Aunque en realidad es un concepto muy antiguo es ahora (hace unos sesenta años) que se le ha puesto nombre, y aunque en realidad asusta más la palabra que la acción no deja de ser de alguna manera una manipulación de la mente del cliente objetivo.
No nos gusta que nos manipulen, queremos sentir que el libre albedrío es el que toma las decisiones a la hora de consumir productos, pero no debemos olvidar que la mayoria de las acciones se ven afectadas en mayor o menor medida por acciones de marketing.

Hace unos dias debatiamos sobre estas cosas, exponíamos sobre el miedo inducido, de como aplicarlo al marketing, a la política y a la sugestión comunicativa. Es increíble que mediante la liberación inducida de cierta cantidad de epinefrina (hormona y neurotransmisor) puede llegar a provocar en la toma de decisiones y las compras compulsivas.

Por otro lado tenemos esa “vena” de arrepentimiento a la hora de influir y debemos procurar ser honestos a la hora de hacerlo, no podemos recomendar un consumo lógico de productos en la que la trazabilidad es dudosa (entiendo que documentarla es muy complicado), pero al menos deberíamos estar convencidos de que no somos fraudulentos.

Si queremos aplicar técnicas de neuromarketing en un comercio convencional no debemos olvidar que debemos alimentar las necesidades de nuestros clientes y no basta con poner las cosas bonitas en un escaparate fantástico. Debemos tener en cuenta muchas cosas, perfumes, luces, colores, actitud de los empleados… mil cosas.

No puedes vender lo que tu mismo no estás dispuesto a adquirir, no hay mejor recomendador que el mismo propietario de los productos,

[Tweet "no hay mejor recomendador que el mismo propietario de los productos"]

de la misma manera que conocer las capacitaciones del producto puede hacer que lo defiendas ante una duda.

Aqui se trata de hacer comprender que el articulo aporta el valor necesario para que el comprador lo adquiera comprendiendo que no sólo es necesario, si no que sobrepasa las expectativas y aporta una experiencia generosa.

 ¿Sabes que estás usando neuromarketing en tu punto de venta?


San Valentín y el comercio.

Muchas Gracias a Miguel Pujante por la colaboración.



Imagén cerillas: Freedigitalphotos

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...