Buscar

25 feb. 2015

No todas las tendencias son comerciales ¿Te pondrías ese vestido?

No todas las tendencias son comerciales.


¿Te pondrías ese vestido? Posiblemente digas que sí, y te duraría más en el armario que en la percha del vestidor.


Una cosa es la estética y otra la disponibilidad o "ponibilidad" como hoy corrientemente se usa. Decimos: "esto es tendencia". No tiene nada que ver con el trending topic de twitter, que es más topic que trending.


Aun así, una cosa que sea tendencia, por ejemplo un vestido, no por ello se traduce en venta.


Para más ejemplo un botón:


Los pases de modelos, que se ven en televisión o en Revista Tendencias donde posan modelos exuberantes, con vestidos de transparencias que dejan a relucir parte del cuerpo, las Tendencias de Moda ¿Lo comprarías y lo llevarías por la calle a diario? O incluso si pudieras "permitírtelo" por los excesivos precios, te lo pondrías para una fiesta. Puede que sí, aquí juega lo snob o sibarita que seas.


Hace unos dos meses, comiendo con un importante distribuidor, me puso claramente la conclusión:


No siempre la tendencia se convierte en venta


[Tweet "No siempre la tendencias se convierte en venta"]


No es cuestión de tener una visión optimista o pesimista. Cuántas veces el snobismo, se convierte en algo absurdo, al alcance de unos pocos que pueden permitírselo.


Si hacemos leves retoques o variaciones en diseño, que lo hacen más ponible y más asequible la prenda, sin por ello perder elegancia, puede que entonces el producto acierte y hablamos de que las tendencias son comerciales, no todas, sino las que hemos adaptado.


En estos tiempos que existe el LowCost por todas las esquinas, también existe una doble moral, encapsulada en prejuicios:


Si la prenda es barata es mala.


Si es cara, es buena.


Y en función de eso se genera un bucle infinito, para justificar lo contrario: Hay que comprar barato, que venga de fuera, pero que los trabajadores que antes fabricaban en España, ganen lo de antes. Un argumento incoherente: Si el producto viene de fuera a precios muy bajos, el empleado de comercio, o el empleado de la fábrica ha de reconvertirse porque antes se fabricaba en su taller y ahora fuera. Pero eso es otra cuestión más laboral que de la moda. Lo que si queda patente, por muy geek que queramos ser, que el deseo tiene un precio que a veces no se puede pagar, salvo que renunciemos a otros caprichos.


[caption id="attachment_17231" align="aligncenter" width="266"]tendencias son comerciales No todas las tendencias son comerciales ¿Te pondrías ese vestido?[/caption]


 


Para que una tendencia sea comercial, o sea, vendible, ha de acercarse al precio medio que el público o usuario pagaría por esa prenda. También teniendo en cuenta, la calidad del producto. Puede que tenga un diseño espectacular, pero si el precio no es el adecuado, algo falla.


Partiendo de ahí, la publicidad a veces nos machaca con conceptos imposibles o no asequibles, pero eso es evidente: por la parrilla de televisión pasan todo tipo de anuncios, unos pueden ir dirigidos a tí, y otros, no.


Otra es la falacia vendida en los años de la crisis de que TU PUEDES. No todo el mundo llega a cumplir sus objetivos ni todos consiguen sus "sueños". Esa afirmación va más orientada como una opción terapeútica para resistas la frustración.


Por ello no todas las


tendencias son comerciales


Aunque puedan marcar tendencia en colores o en tipo de telas, sería muy "in" verte por la calle con un vestido de tul, con una parte de tu seno desnudo, una pamela, y una falda con una pierna literalmente al aire. Compruébalo.


Yo, por lo menos no lo veo por la calle.



Imágen: Freedigitalphotos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...