Buscar

17 nov. 2014

¿Cómo fortalecer tu liderazgo, ese que llevas dentro?

¿Cómo fortalecer tu liderazgo, ese que llevas dentro?


A partir de la crisis económica de 2008, la mayoría de las empresas se han reorganizado en un vaivén de directivos entrando y saliendo. Debido a todo tipo de restricciones el lema o el enfoque era hacer más en menos, llegando a la situación de tener que asumir y añadir a las propias, otras tareas que no le correspondían por causas de despidos o de otras razones, como la movilidad geográfica, es decir, destinar al directivo o a el empleado a otro lugar geográfico. Eso también ha hecho que paralelamente con la evolución tecnológica estemos más conectados como es el caso de que el móvil para el directivo sea una herramienta de trabajo.


El ritmo superconectado del teléfono inteligente, el esmarfon, permite rapidez en el desempeño de las tareas del trabajo y, al mismo tiempo, no existan las distancias, y en muchas ocasiones, hoy estoy aquí y mañana allí, debido a medios de transporte más rápidos a parte del avión, del tren de Alta Velocidad.


El resultado es que muchos líderes o directivos viven la vida en un continuo estado de estrés. No es una amenaza física inmediata, pero las suficientes para decir: PARA YA. Las tareas no admiten demora: reuniones que no acaban a su hora, llamadas telefónicas, correos electrónicos y correspondencia, crean una interminable lista de tareas que crean una situación límite estresante. Como consecuencia de ello se debilita la capacidad para tomar decisiones, reduce la concentración, y embota la mente de tal forma que los líderes se encuentra en una parodia de sí mismo. De una vida que paga un alto coste en salud. El líder ¿Cuando descansa? La solución está en delegar, pero ¿Realmente está en delegar, cuando la empresa por unos motivos como por ejemplo, bajada de la facturación, ha tenido que desprenderse de parte de la plantilla? ¿Estamos construyendo líderes embrutecidos?


[caption id="attachment_16297" align="alignright" width="300"]cómo fortalecer tu liderazgo ¿Cómo fortalecer tu liderazgo, ese que llevas dentro?[/caption]


Eso nos lleva a una pregunta importante. ¿Quién va a cuidar de ti, del líder, que llevas dentro? Tú sabes la respuesta. ¡Mírate al espejo! Esa persona eres tú. ¿Deseas convertirte en una "piltrafa" de tí mismo, o en fortalecer tu liderazgo?


Ante esa cuestión, hay varios soluciones que son sí o sí: A)La gestión del tiempo desde otra óptica. Dejarse de comer el tarro en principio por nimiedades y coger los asuntos principales y prioritarios.
B) No asumir otra clase de funciones que en principio parecía que podías hacerlas. Entender que somos de carne y hueso y no máquinas. Las competiciones déjalas para los deportistas, ellos se entrenan, tú has entrado en pereza (no haces deporte, comes mal, descansas poco; si no es así, te felicito: eres uno de tantos que lleva una vida ordenada).


Te doy tres sugerencias, para que reflexiones, para fortalecer tu liderazgo


1. ¿Cuál ha sido tu mejor momento? Que acciones, te hacían sentirte bien?
Ahora no lo recuerdas. Te doy una pista que se puede terguiversar(escaqueo): Cada hora, descansa diez minutos, tómate un café o una infusión, charla con alguien. Si te llaman continuamente, pon el contestador o dile a uno de tus compañeros, que anote la llamada. Después responderás todas las llamadas en serie.


2. ¿Qué hábitos te han hecho más feliz y productivo?
Los buenos hábitos son los que al final perduran y ennoblecen el trabajo.
Aunque hablamos del lunes como el peor día para iniciar el trabajo, después de un domingo de descanso, en unas horas, te has acomodado. Es el momento de volver a la rutina, a la rutina positiva, a la rueda, o sea , lo que llamo la balsa de aceite: Después de la turbulencia, parece que un lunes puede hacerse cuesta arriba, pero en el momento que empiezan a salir todos los asuntos, es coser y cantar.


3. ¿Cuál es tu mejor momento en el trabajo y en tu vida privada?
Separa lo profesional de lo personal. Programa el tiempo para cada cosa. La pareja, la familia, es la razón de ser de tu trabajo. No es que sea una carga, sino que precisamente desempeñas un trabajo por un plan de vida que un día te marcaste con tu pareja. Es una acción encaminada a


fortalecer tu liderazgo


sin menoscabar tu salud.


Revisa tu "hoja de ruta". Somos de la costumbre de dejar para después. Tenemos nuestros agobios de trabajo y de rutina constante, pero no paramos un momento que puede ser antes de acostarse (no digo que todos los días) para revisar, ese plan, esa hoja de ruta.
Cuando veas que te sientes más relajado, verás como la persona del espejo te dirige una sonrisa (La persona del espejo eres tú)


Añado este video, para que fortalecer tu liderazgo sea una experiencia épica. Los lunes serán otro día de fiesta.



Derechos de foto: Freedigitalphotos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...