Buscar

14 mar. 2014

Emprendiendo: Aprender a pescar

Aprender a pescar

Sin lugar a dudas esta es una de las frases maestras del emprendimiento, aprender a pescar entendido como acción de emprender, de iniciar un negocio, aunque sea un pequeñísimo negocio. Es lo que se viene predicando en las redes sociales, en España y en el mundo, en este cambio de ciclo.

Si me daz un pez, comeré hoy. Si me enseñas a pescar, comeré siempre.
(Proverbio chino)

El proverbio chino aprender a pescar no ha descubierto nada nuevo.
Y la letanía aún es más fuerte en el sentido que lo que se está haciendo es, empujar a la persona, a que tome acción. Mucho paro, pocas o ningunas oposiciones. Un grado de corrupción política muy alta (Sólo hay que leer o ver las noticias a diario) aunque se parte de la presunción de inocencia, como establece la Constitución española de 1978.

Ante la euforia que se despertaba a primeros de año , no quiero enviar ningún mensaje de pesimismo. Sino que hay que mover el esqueleto, lo mismo que haces al bailar. Si te viene dado, mucha suerte.

Hay por tanto que Aprender a pescar
aprender a pescar

Hay dos soluciones claras:

Si trabajas: Has de mostrar tu competencia y eficiencia, para mantener el puesto de trabajo. Por muy mal que esté el trabajo como mucha gente se queja, ¿Qué es mejor, quejarse y dejarlo o seguir e ir reciclándose, si la empresa  te lo ofrece a través de las academias de formación concertadas, toda clase de cursos? Quien tiene un trabajo, tiene un tesoro.

Si no trabajas, es el momento cumbre por primera vez en la historia (creo yo) de hacer lo que verdaderamente te gusta y no aceptar cualquier trabajo.

Tienes como decía una canción, todo el tiempo del mundo.

Voy a contarte una historia personal y un refrán:

Me licencié en Derecho. Terminé con mucha ilusión, hice un curso de práctica jurídica.

Después de un tiempo, vi que no era lo mío o que no me encontraba lo suficientemente preparado para subir a un estrado. Porque mi inclinación era clara: Quería ser abogado. Y además quería ser el mejor. ¡Mucho arroz para un pollo! ¿Verdad?
Entonces opté por trabjar en una empresa familiar, pero a pesar de ello y a mi afán emprendedor, ante los años de bonanza, decidí junto a mi mujer y a unos "amigos", poner un negocio, a parte del  trabajo que tenía, que de por sí ya me iba bien.
Aquel negocio de los amigos fue un rotundo fracaso.

1er. Consejo: Nunca pongas negocios con amigos.
Fracasó también porque a la persona que iba a llevar la responsabilidad no había llevado un negocio real en su vida. Mucho parloteo, apariencia, pero al final como decimos en el sur, ná de ná. O como quieras llamar "paja".

2º Consejo: No te asocies con personas que no estén preparadas, o no vayan a tu ritmo en preparación y habilidades.
Soy una persona que aunque mi vocación es el marketing, mi verdadera preparación es financiera. Puedo hablar de numeros, de balances y del GAO,  o Grado de Apalancamiento Operativo, hasta la semana que viene, (te voy a poner un link en el GAO, porque es para escribir un libro y regalar con un "ladrillo", para que  simbolice el esfuerzo y quite cabezonerías que puedas llevar en cosas erróneas (es broma, lo que quiero decir con esto, es que aprenda a manejar el dinero).

Los hechos me lo han demostrado las últimas semanas, en los dos eventos que he seguido por #streaming : Videoconferencias por Internet, que puedes verlas desde las redes sociales, principalmente en twitter.

La asistencia a los eventos, muy floja. Cuando los expertos empiezan a hablar de números, la gente coje y se va. Pues es una de las causas principales de la  rápida mortandad de los negocios que se inician: el mal funcionamiento del dinero, de las finanzas o como se llame.

3º Consejo: No le dejes la gestión del dinero, o de los negocios a las personas que no sepan como mínimo administrar una casa, con una nómina que tienes para un mes.

El refrán: El que de joven no trabaja, de viejo encierra paja.

Me causa cantidad de risa cuando oigo:

"Este negocio qué bribón es, dicen que marca con un 300%. Si supieran en qué se queda ese 300%. Antes de todo y para ponerlo fácil te voy a hablar de : Las existencias, o sea, la ropa, los ordenadores que compras: los tienes que pagar. Después le pones el margen de bribón  que tu quieras, y le quitas los gastos de alquiler, los de teléfono, los de las personas que te ayudan, y si queda algo, es para tí. (Mira que no estás solo, que tienes a la competencia, así que ¿El margen?)

Por eso mejor que si quieres un pez, has de

aprender a pescar



Hay mucha tela que cortar y otro día os contaré más anécdotas.

Eso sí, cuando veas un billete, por ejemplo de 10 Euros, míralo varias veces, a ver que puedes hacer con él.





Derechos de foto: Philippe Guillaume via photopin cc
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...