La crisis y las manitas de cerdo ¡Una historia casi real!

Puede que te sorprenda el título de crisis y manitas de cerdo. Aún así lo entiendo. Cuando empieces a leer la historia, si llegas hasta el final y tienes tiempo, podrás leer y ver lo que te digo.




¿Que tienen que ver los cerdos en esta historia?

Estando en una boda en Lorca, allá por el año 2008 o 2009, no recuerdo bien, el aperitivo, previo al lunch o cena, lo tomamos en la terraza del hotel.

Sin más detalles y rodeos, desde la terraza del hotel venía un olor soporífero a cerdo, a marrano. Por eso cerdo, marrano, puerco, son sinónimos y encima, los comemos.


Aguantando el olor hasta llegar a dentro, ¡menos mal!, empecé a echar números, a hacer cábalas:
"Si la fábrica sacrifica X cerdos, cada cerdo, 4 patas. Bien".

Es una costumbre arraigada en Castril, pueblo al noreste de la provincia de Granada, comer patas o manitas de cerdo, los viernes de mercadillo. En muchos lugares de la península se disfruta este manjar gelatinoso.

Hice la cuenta, puede ser una tontería: ¿Cuántos cerdos sacrificarán para que no faltaran patas?

Una inmensidad ¿no? No es una paranoia.

Esta historia viene a colación del principio de la crisis. Podeís creerlo o no. No soy un mago ni un adivino. Pero deduje, como imagino, que más de un@ imaginó, que algo estaba fallando en el sistema: empezaron a caer:
-fondos de capital,
-empresas de filatelia .
-Empezaban a despedir a trabajadores de la construcción

Quien gozara de información privilegiada hizo el "agosto".

¿Me seguís?

¿Observastéis muchos automóviles de marca? Coches de lujo.

Había un dicho: No dan duros a 4 pesetas [Cuando existía la peseta (en España), moneda anterior al euro].

La moraleja está clara: manitas de cerdo siempre existirán.

Mientras nazcan, crezcan y se reproduzcan los cerdos, habrá muchas más patas de cerdo.

AHORA:

Cuando una parte de la población, deje de comer cerdo, no le guste el cerdo, o simplemente de pronto hayan muchos vegetarianos, existirá algo ya que no cuadre,
Habrá una crisis, en este caso, una crisis cárnica, mejor o peor.

Y eso que las manos de cerdo, tienen mucha gelatina.

Son los indicios de que una crisis se acerca, de que algo va a caer.
Esperemos que tarde en llegar otra crisis, mejor que no venga, sobre todo, ahora que por todos los medios de comunicación se anuncia el fin de la recesión.

Derechos de foto: Photopin

Entradas populares de este blog

Los mejores libros de marca personal y una infografia

Cómo promocionar tu pyme en redes sociales

Qué negocio puedo poner en un pueblo ✅

20 Regalos para Navidad por menos de 20 Euros

¿Qué es una cooperativa de detallistas? Ideas para emprender ✅

Elevator Pitch, ¿A que te dedicas? Dimelo rápido ✅

Perdido en el Postureo. Felices Vacaciones

Ley de Cookies y Política de Privacidad

Para mejorar su experiencia de navegación este sitio utiliza cookies Más Información
2013, Webquepymes Todos los Derechos Reservados. Bajo una licencia creative commons Internacional Atribución,no comercial compartir igual