Cómo viajar en avión sin miedo a volar, no desistir en el momento

Viajar en avión sin miedo a volar es una fase a superar ante el trastorno para muchas personas, un trastorno que tarde o temprano terminan superando, o no superan jamás.

miedo a volar



No sé que clases de creencias nos han inculcado en la educación recibida en el colegio o en charlas con amigos desde la más tierna infancia, que a veces parece un mundo.

Ahora que es tiempo de vacaciones, los vuelos atraviesan el aire con más asiduidad.

Por motivos puramente turísticos o por negocios, tendrás irremediablemente que viajar en avión

Incluso si no te animas puede ser que te estés perdiendo cantidad ofertas  de vuelos a lugares que sólo vas a conocer por televisión o por revistas.

De todas formas, hay que ir superando el miedo a volar. Dicen que el avión es el medio más seguro, porque no caen  aviones, a diario (mira las noticias) pero si pasa lo peor, te has de morir, más tarde o más temprano ocurre.
(Sí, se lo que me estás diciendo en este momento).

Es una muerte dulce, como si cayeras en caída libre (valga la redundancia) y al final ese repeluz que te entra por todo el cuerpo.


A pelo de esto, comento aquella anécdota de un famoso banquero que con unos amigos fue a un restaurante; se iba a celebrar una boda horas después, y pasaron la tarta a la vista del banquero. Este no hacía más que mirarla.
En un momento le comenta a uno de los comensales: Voy a pedir al camarero que me dé un trozo de aquella tarta.

El NO, ya lo tengo.

Muy poderoso era el banquero, que estrenó la tarta, antes que los novios. Lo que no me consta es si dejó alguna propina para ellos.

De ahí viene el famoso dicho EL NO ya lo tengo

Pues con esa moraleja te digo, que el NO, ya lo tienes: asume la derrota, asume que te vas a caer. Pero sólo eso. Entonces una vez aceptado esto, has de proyectar tu viaje.

Según el cálculo de promedios viajar en avión, es de los más seguro.

Cómo viajar en avión sin miedo a volar

Después de esto, y una vez que subas al avión, relájate, lee un libro, escucha música. También haz ejercicios de respiración.

Comprende que todo ello que te perturba está en tu mente y es una interpretación.

Si la mente la tienes en otro sitio, la abstraes, verás que el tiempo se te pasa en un tris.

Es cuestión de entrenamiento. Además sigue fielmente las Normas para Viajar en Avión, y si además viajaras gratis, ¿Lo rechazarías?

MI HISTORIA PERSONAL
Recuerdo mi primer viaje, que hice mucha relajación previa. Llevaba un valium y algo para quedar dormido.

Finalmente no me hizo falta. (Hubo, en el lenguaje común muy pocos "baches").

Cuando despegamos, me coloqué los auriculares y alguna que otra vez nos hablaba el capitán, sobre todo cuando pasamos por una zona de bosque.
Asocié la música con aquella imágen del bosque, construyendo una imágen mental, y cada vez que me acuerdo de aquello, lo convierto en algo placentero.

Te voy a desvelar a continuación lo que iba escuchando:



Atento al minuto 6:56 : ese es mi recuerdo asociado. Puede ser incluso que pierdas el miedo a volar

y te resulte incluso placentero.

Derechos de foto:  stockvault