Conoce tu negocio o En casa del herrero, cuchara de...

Conoce tu negocio o en casa del herrero, cuchara de...


En casa del herrero normalmente se fabrican útiles de hierro. No obstante un viejo refrán versa sobre:

En casa del herrero

cuchara de palo. Por querer ser políticamente correcto, y aunque el título hubiera sido mejor el de los zapatos, no he querido utilizarlo.

El refrán de en casa del herrero creo que es adecuado por la sencilla razón de los errores que se cometen en la vida. La anécdota que os cuento versada en una historia personal, me viene de un recuerdo  de este mediodía cuando iba a por pan, Sal a por pan, y dije ¡vámos!

Esta tarde me puesto a escribir el post.

Recuerdo hace años cuando trabajaba en el mundo de la decoración ,  tuve una pequeña incursión en el departamento de compras y en un momento ocioso desde el departamento de marketing en el que trabajaba, me acerqué al ver un muestrario

 (Hoy he rescatado la imágen de la susodicha tela, que no sé donde la había guardado como "trofeo") y me dijeron: ¡Germán, opina!

en casa del herrero
La susodicha cortina y no fue en casa del herrero

Enseguida se me fueron los ojos para dicha tela, no sé, la consideraba con estilo, algo acorde a mis gustos y en la creencia de que era el diseño adecuado, que gustaría.

Ciertamente me equivoqué.

Cuando esto ocurre en principio te pones a buscar culpables y excusas: "Como me gustó a mí nada más, no la han promocionado".

Más tarde, la excusa: es que hay telas similares. Al final, reconoces el error, casi derrotado: Ni un argumento, ni el otro: la verdadera medida estaba y está en el artículo que el público te demande. El consumidor es el auténtico "barómetro", que te dice si un producto encaja o no. Llamar consumidor, puede considerarse también con las palabras: mercado, demanda de productos.

Ciertamente fue una gran lección, que aprendí e incluso a sabiendas que la definición de marketing es satisfacer las necesidades de los consumidores. Por ello es por lo que se dice: en casa del herrero, cuchara de palo. O sea que tendría que meterme en los temas de mi departamento y dejar a los de compras que ellos eligieran el producto. Me encargaría desde mi departamento hacer la correspondiente promoción via muestrarios, catálogos, difundirlo. Entonces no existían las redes sociales, puede que facebook estuviera emergiendo y Google subiendo. Tímidamente, salvo que me falle la memoria, seguíamos en la web 1.0

De aquí se pueden sacar tres conclusiones:

1º La lleva el que la entiende: Métete en tus asuntos, siempre habrá alguien que sabe más que tú

2º Desarrolla con pasión lo que sabes hacer

3º El mercado marca la tendencia. No creas que porque te guste a tí, le gustará a los demás.

Si no quieres pasar por la experiencia de entrar

en casa del herrero


y coger de la cuchara de palo, lo he aconsejado.

consumidor