Buscar

31 ago. 2012

Padre rico, Padre pobre, Ideas sobre el Libro

El libro Padre Rico, Padre Pobre de Robert Kiyosaki, es lectura obligada para todo aquel que quiera dar un cambio en su vida.




Padre Rico, Padre Pobre: Ideas sobre el libro

y  parta de 0 en influencias, en contactos fuertes que le den trabajo, y en este momento, peor, donde hay poco consumo y la venta  es dominada por las grandes marcas.

Leí el libro Padre rico, Padre pobre y me digo: ¡Maldita sea! Tendría que haber luchado contra viento y marea para aplicarlo. Parte de la crisis la tenemos una serie de consumidores que con el boom de la construcción vivimos a tope, aceptando (no en mi caso) hipotecas descomunales.

Recuerdo la anécdota de una señora (Seguro que no se había leído el libro Padre rico, Padre pobre)  que me preguntaba, ¿cómo no te compras una casa más cara? Sin querer retar ni desafiar a nadie, esta señora, tenía contratos de trabajo precarios y se había metido en una vivienda supercarísima, aunque tardara en pagarla 35 años.

Padre Rico, Padre Pobre


Es la historia de esa confrontación: el que es moderado en sus gastos, el que sabe como ganar y ahorrar y el que arriesga en el sentido de que todo vale que es como si se tirara desde un precipicio con los ojos cerrados. Padre pobre, Padre rico
no significa que te vayas a hacer rico de la noche a la mañana, ni que hayas de tener obsesión por el dinero. Son simplemente unas reglas para aplicar, y puedas llegar a fin de mes, y no es ninguna clase de demagogia, Padre pobre, que no tiene más remedio y hoy vamos a ser muchos Padres pobres. Otros serán Padres ricos, una minoría.
El error de la crisis fue el claro exponente de que se decía como las inmuebles (las casas) van a seguir subiendo, pues, para adelante, sin pensar en nuestros ingresos, y echando el pesimismo de nuestra vida.
Es como el propio Kiyosaki comenta, el tema de la carrera de la rata, y yo añado, o como una mula da vueltas a una noria. Es el círculo vicioso, de ganar,gastar, sin ahorrar, sin invertir. Si todo se gasta no queda nada donde echar mano. Pero no critico, válgame Dios. En la carrera de la rata hemos caído todos, o casi todos, hemos sido Padre pobre una vez y Padre rico, otra.
Y claro, claro que nos estrellamos. Con Padre rico, Padre pobre todo cambia, porque parte de unos principios que a simple vista parecen chocantes. Que te digan que tu vivienda es un pasivo, te hartas de reir. Si contablemente la adquisición de un inmueble para la labor profesional, como haciendo un simil, la casa para vivir, es un Activo, pues resulta chocante.
Y ¿porqué resulta chocante?, muy fácil:
Activo es lo que crea valor, 
Pasivo lo que tienes que pagar.(Hablando, sintetizando al máximo).  No hay que confundir con los llamados ingresos pasivos. Ahora si la casa la has comprado para venderla o alquilarla a un tercero, entonces es un Activo, porque recoges dinero. En cambio obviamente si es para vivir en ella, es un Pasivo: tienes calidad de vida, pero no ganas con ella.
Y así Padre pobre, Padre rico continúa hablando de muchas cosas, como el de no endeudarnos. Como el no abusar de la tarjeta de crédito que puedes estar pagando a un interés nominal de un 18% y en cambio un interés real de un 45%.
Yo compré el libro  Padre pobre, Padre rico hace más de diez años, de casualidad leyendo un periódico. Entonces me fue difícil conseguirlo, porque el anuncio era de un periódico nacional, me recorri varias librerías.
Si deseas adquirirlo, aquí tienes un enlace Padre Rico, Padre Pobre
(Vas a pagar el mismo precio, que si lo pagaras directamente a Amazon)


Si ese libro la gente, los gobiernos, lo hubieran aplicado, la cosa pintaría mejor.
Pero claro es la lucha antagónica haciendo una comparación con el que come carne y el vegetariano.
Derechos de Foto (Arriba): Propia

Así que hay que no esta de mal de seguir estas ideas y los consejos de Padre pobre, Padre rico .
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...